Jorge Espinoza: el voluntario de la Defensa Civil que acompañó a los equipos del Cesfam Central en la vacunación

Durante los últimos seis meses, Espinoza Donoso estuvo vivienda en primera persona la campaña de inoculación contra el Covid-19. 

En febrero de este año comenzó el esperado proceso de vacunación contar el Covid-19 a lo largo y ancho del país. En Curicó, los equipos de Salud Municipal se distribuyeron para dar una mayor cobertura a los vecinos de la comuna y así avanzar, a medida que llegaban las vacunas, lo más rápido con la inoculación.

Ese mismo mes de febrero, Jorge Espinoza Donoso, jefe de Sede de la Defensa Civil de Curicó, comenzó a colaborar con los equipos de vacunación del Cesfam Curicó Centro, quienes en un principio llevaron a cabo el proceso en la Escuela Brasil, para luego trasladarse al Gimnasio del Estadio La Granja.

Este viernes 30 de julio, el vacunatorio del Gimnasio La Granja y otros tres centros de vacunación, cerrarán sus puertas, luego de meses de arduo trabajo y con ello Jorge también partirá del lugar en el que colaboró de manera voluntaria durante el proceso de vacunación. Sobre las motivaciones que tuvo para participar de histórico proceso, Jorge Espinoza Donoso comentó que “ayudar a la comunidad y poder ayudar sabiendo que el personal de salud necesitaba apoyo, por algo me quedé a ayudarles. Estaba participando con ocho voluntarios, pero después de un mes ellos tuvieron que volver a estudiar y me quedé solo en este vacunatorio. Ya estamos terminando un proceso (…) seguimos siendo amigos con el personal de salud, nos vamos a echar de menos”. 

HAY QUE VACUNARSE

A la hora de hacer referirse a lo más necesario para superar esta pandemia, Espinoza Donoso fue claro en “pedir a aquellas personas que no se han vacunado que lo hagan, que no lo tomen como una jugarreta, es necesario estar vacunados ya que en todos lados nos van a exigir el carnet verde que le llaman, entonces que lo puedan hacer, que se acerquen a los vacunatorios que van a quedar y que se vacunen para obtener su pase, porque si no, no van a poder llegar a ningún lado sin su pase”. 

El voluntario también dijo que formó una linda relación con los funcionarios del Cesfam Curicó Centro y argumentó que “la gente de acá de salud van a quedar bonitos recuerdos con todo lo que compartimos con ellos, ya hicimos una amistad tan grande que hace tiempo me quería ir de acá, pero varias veces las chicas se ponían a llorar”.

Espinoza Donoso ve con buenos ojos los próximos días, donde espera volver a retomar algunas actividades cotidianas que había dejado de lado por apoyar a los equipos de salud, pese a que no descarta volver a estar junto a la primera línea. “Seguir con mis actividades normales, probablemente vaya a apoyarlos allá al vacunatorio de la Corporación, estamos viendo todavía, a lo mejor me voy a prestar apoyo allá, pero en estos días voy a descansar, porque son seis meses que hemos estado acá y he dejado algunas de mis actividades personales”, dijo.